Martes 30 de abril de 2019
33 km | 7:15 h en mov. 9 h en total | 260 m subida | 368 m bajada (IBP: 83)

Desayunamos en el albergue aprovechando el espacio que tienen para ello y lo que teníamos nosotros, además había una maquina de café de la que sacamos un café y un chocolate, charramos un rato con un muchacho inglés que estaba haciendo el camino de la plata y había pasado un calor de la leche. Nos comento que en la nevera había zumo y otros alimentos que eran restos de los que habían pasado por allí, en concreto el zumo de un japones que había madrugado mucho más que nosotros y salia cuando nosotros bajábamos a desayunar, así que lo aprovechamos y nos tomamos un vaso de zumo a su salud.

A las 8 ya habíamos terminado y nos pusimos en marcha, recorrimos parte del pueblo hasta pasar donde cenamos la noche anterior ya que allí conectábamos de nuevo con el GR.

Una calle de Aldeanueva
Un puente con una señal del camino de santiago

Comenzamos caminando por la carretera, no tiene prácticamente arcén menos mal que no tiene tráfico, vamos caminando junto a alcornoques y encinas inmensos, al rato salimos de la carretera y campos de jaras de buen tamaño, caminamos por lomas que se extienden en la distancia, hace bastante calor el valle de Ambroz es muy poco frondoso.

Caminando entre jaras

Pasamos por Abadía sin apenas parar, seguimos camino acercándonos a Zarza de Granadilla caminando entre olivos y encinas. Antes de llegar al pueblo vemos unas cabañas circulares que rememoran a construcciones tradicionales de la zona, hechas con una planta circular en piedra y con el techo cónico de pizarra.

Las cabañas de Tio Juan

Nos encontramos trabajando en el huerto al dueño de las cabañas que es el que las ha construido, nos invita a un vaso de agua y nos las enseña, nos comenta de se llama Juan Carlos y que tras pasar una grave enfermedad ha decidido ofrecer las cabañas para pernoctar a gente que haya pasado por su misma experiencia y quiera visitar la zona, tiene una en en donde lo explica eltiojuan.es, la charla es agradable pero tenemos que seguir camino, estamos muy cerca del pueblo y vamos a tomar algo para almorzar ya son las 12 de la mediodía.

Entramos en el primer bar que encontramos al entrar en de Zarza y nos tomamos una cerveza una tapa, también entramos en un comercio de la misma calle para comprar fruta ya que con el calor es lo que más nos apetece comer cuando paramos.

Cigueñas en la entrada de Granadilla

Seguimos camino por las dehesas de encinas paralelos a la carretera y con bastante calor, tras varios kilómetros encontramos una fuente (cosa poco habitual) y descansamos un ratio y cargamos agua.

Caminando junto a las dehesas
Una fuente al lado del camino nos ayuda a refrescarnos

Seguimos caminando por la dehesas con la compañía de alguna vaca con sus terneros, vemos algún águila y rapaces, también tocones quemados, ya nos comento Juan Carlos que las encinas están cogiendo una enfermedad de hongos en las raíces que las matan, es por eso que una vez cortada queman el tocón para intentar llegar a las raíces y parar el contagio.

Encontramos tocones humeantes

A eso de las dos decidimos para ya que el calor es muy fuerte, elegimos una encina enorme, comemos y dormimos una siesta a su sombra, un grupo de vacas protestan ya que parece que esa encina la usaban a mediodía renegando se van a otra cercana. Nosotros no solo estamos contentos de descansar en una buen asombra si que además celebramos que hemos completado 1.000 kilómetros del recorrido, hace meses cuando comenzamos y vimos el letrero de 1.200 kilómetros hasta la frontera nos parecía algo lejano y no seguro y ahora estamos al lado prácticamente.

Poco antes de parar a comer pasamos junto a estos pilares habitados
Un buen sitio para comer y la siesta
Fiambre y fruta
Y darles un descanso a los pies

A las 4 de la tarde tras una buena siesta remprendemos el camino hacia Guijo de Granadilla, para ello cruzamos y bordeamos el pantano de Ambroz, llegamos al Guijo, llevamos 30 kilómetros desde la mañana nos encontramos a un lugareño que después de indicarnos donde hay una fuente en la que nos refrescamos y llenamos agua, vuelve a pasar y nos invita a una cerveza en su corral, nos cuenta que tiene una tienda de todo en el pueblo y que cada vez vende menos, la gente se va a los pueblos cercanos en los que hay supermercado o compra por Internet, seguramente cerrara cualquier día y el pueblo dará un paso más a la despoblación.

Seguimos camino hacia Ahigal esta cerca teníamos anotado una posada en Ahigal , la de los aceiteros pero otra vez fue un error de nombre de pueblo es otro Ahigal que se llama Ahigal de los aceiteros y en este a pesar que hay un montón de campos de olivos llegando al pueblo no es de los aceiteros y no tiene ninguna fonda ni nos ofrecen ningún sitio donde dormir, preguntamos por una fuente, nos enviaron pasadas las escuelas, resulta que la fuente la cerraron porque decían que los agricultores llenaban en ella los depósitos para sulfatar, con lo que el espacio se había abandonado llenándose de hierva y haciéndolo impracticable.

Allí nos comentaron que entráramos en los campos de fútbol del polideportivo que dentro había una fuente, así que allí decidimos pasar la noche montamos la tienda en el frontón, gracias a que estas tiendas de Dechatlon se mantienen sin piquetas.

Voro se acercó a uno de los bares del pueblo a por un par de bocadillos y cenamos en las gradas del campo de fútbol.

Sobre el suelo del frontón a la luz del frontal Voro escribe su crónica:

Sexta etapa de la cuarta temporada del GR10.
La sombra que cobija.
Ayer en Aldeanueva del Campo dormimos en el albergue, una habitación con baño para nosotros solos las demás literas de nuestra habitación estaban vacías, nos aseamos e hicimos la colada. Cenamos en el bar de la carretera, junto a unos motoristas portugueses, que solo daban ambiente, el bar con buena carta y nosotros con mucha sed, confluimos en varias cervezas y unas estupendas raciones de tarta del casar, calentita y buenísima y un revuelto de criadillas a las que mezclan con gambas y estaban muy buenas, de postre unos mouses de yogur y de frambuesa, mas tarde unas infusiones y la cama fue una gloria. Esta mañana hemos desayunado de lo que llevábamos en el albergue y hemos salido a las 8 y poco a buscar el GR-10, salimos de Aldeanueva por las huertas, y pronto aparecen junto a la carretera de salida dehesas con alcornoques inmensos, mas tarde aparecerán las encinas, y una sinfonía de floridos colores rellena las cunetas. Seguimos andando por la carretera hay poco tráfico, tanto que vemos a un lugareño andando por mitad de la carretera sin darle importancia, el camino nos saca de la carretera y nos lleva por un páramo repleto de jaras, y el camino nos muestra la suaves ondulaciones del valle de Ambroz, pasamos por Abadía, por donde pasa el rio, y el sol a las 10 aprieta, tanto que cuando el aire cesa el sol cae plomizo. Continuamos andando hacia Zarza de Granadilla, las dehesas siguen a nuestro alrededor, fincas de ganado y pacen ovejas, vacas y caballos entre las grandes extensiones valladas que bastantes veces nos hacen ignorar la línea recta, el camino se acerca a Zarza por unos páramos abiertos, divisamos unas extrañas construcciones circulares de piedra y tejado de un agua de piedra. Nos acercamos y vemos a un señor con mono verde, con el que comenzamos a hablar y le aceptamos un vaso de agua, se llama Juan Carlos y nos enseña las casas, son chozos que él mismo hizo, tiene ocas chinas y dos perdices enjauladas, mientras bebemos agua Juan Carlos nos cuenta que tiene una pagina web » el tio juan.es» y cede estás estancias de manera gratuita a enfermos de Hodgkin y cáncer, nos cuenta que él pasó por la enfermedad, que se encuentra con ganas y mientras el pueda seguirá trabajando para ese proyecto, las casas las ha hecho el solo, hasta que se accidentó y acabó la última con ayuda, la conversación sigue un rato y nos habla de la «seca» la enfermedad que está acabando con muchas encinas, pasamos un rato agradable y agradecemos su hospitalidad. Seguimos el camino. Vemos unos gansos a la entrada de Zarza, son las 12 y decidimos tomar un aperitivo y comprar fruta para comer por el camino.
A la salida del pueblo el paisaje va cambiando de frutales a dehesas y pronto caminamos paralelos a una carretera, el calor se hace insoportable y el camino se consigue hacer ameno por los colores de las flores del campo, que cambian el verde por amarillo, morado o rojo, un águila perdicera nos sobrevuela, paramos en una fuente junto a una capilla, la boca seca y el calor nos hace refugiarnos a la sombra de los árboles, seguimos camino y abandonamos el paralelismo con la carretera y empezamos a ascender una loma, las dehesas se continúan y a eso de las 14 decidimos parar a comer cerca de unos nidos de cigüeña y de unas vacas que remolonean a la sombra. Después de comer bajo una imponente encina hacemos siesta y celebramos con un selfi nuestro kilómetro 1000 del camino, llevamos 1000 km andados desde Puçol. Así que hacemos una siesta y no nos movemos hasta las 4. El camino nos lleva a Guijo de Granadilla y sube una loma repleta de jara y baja junto a un puente que cruza un embalse del Ambroz, que rodeamos un trecho para buscar el pueblo, llevamos 30 km andados y nos faltan dos para llegar a Ahigal, pueblo con posada. En Guijo nos desea buen camino un transeúnte, y le preguntamos por una fuente, nos indica una y mientras nos mojamos y reponemos vuelve a pasar y nos invita a una cerveza fresca, charramos con él un rato en la puerta de un cacho corral que tiene, la puerta está abierta y perros y ovejas salen del recinto. Todo es normal y él nos cuenta sus vivencias. Agradecemos y nos vamos hacia Ahigal por un camino entre olivos centenarios. Al llegar al pueblo. Paco recuerda que a posada se llama «La posada de los aceiteros», preguntamos por la posada, y al parecer este Ahigal no tiene posada, es otro que se llama Ahigal de los aceiteros…
Así que intentamos buscar un sitio donde dormir, al menos no hace frio.
Buscamos una fuente…y mañana os cuento. Hemos llegado a las 19,30 al pueblo, hoy la etapa era de relajo, pero el calor nos ha dejado cansados.
32 km…y un montón de incertidumbres .

Powered by Wikiloc

Anímo!! se el primero en opinar.

Deja tu opinión

He leido y acepto la Política de privacidad.

Usamos cookies

Sólo guardamos datos de tu visita, no datos personales. Saber más sobre nuestra política de cookies..

Aceptar el uso de las cookies