36 km | 10 h mov. 11:30 h en total | 636 m subida | 1333 m bajada (IBP: 108)

Nos levantamos antes de las 8, desayunamos en la cocina y recogemos todo, a las 8:30 nos ponemos en marcha vamos hasta Villel y por lo tanto no vamos a entrar en Camarena de la Sierra.

Tras pasar el desvio a Camarena

Tras pasar el desvio a Camarena

La bajada hasta el rio Camarena es intensa, una vez llegamos a la altura del rio, hacemos muy poco hacia el pueblo para desviarnos a la izquierda y empezar a subir por una pista asfaltada que veíamos desde el refugio el día anterior, el GR va alternando senda y la pista asfaltada en dirección a los amanaderos de Riodeva, pueblo en donde tenemos previsto comer. Vamos alternado terreno cultivado y bosque hasta llegar a los amanaderos donde brota el agua que formará el rio Riodeva, a partir de hay viene un recorrido muy bonito con cascadas, hasta llegar a la zona de huertos de Riodeva.

El bosque hacia los amanaderos

El bosque hacia los amanaderos

El inicio de los Amanaderos

El inicio de los Amanaderos

Recorriendo los amanaderos y sus cascadas

Recorriendo los amanaderos y sus cascadas

Una de las muchas casacadas del Riodeva

Una de las muchas casacadas del Riodeva

Ese paseo vale la pena realizarlo desde Riodeva subir por la senda hasta los amanaderos y después bajar hasta el pueblo por la pista.

Saliendo de la zona de los amanaderos

Saliendo de la zona de los amanaderos

Riodeva

Riodeva

Tras recorrer una zona de huertos llegamos a Riodeva, que es un pueblo que a venido también a menos, hace años que no tiene horno y la tienda cerro el mes de septiembre de este año, hoy miércoles había un camión carnicería en la plaza de la fuente. Fuimos al camión y compramos algo de fiambre y bebimos agua, preguntamos por el bar y nos enviaron al bar El Salón de Rodeva, donde llegamos a las 13:45 y nos dijeron que a las 14:00 ya podríamos comer de menú un plato caliente, esperamos tomando una cerveza, comimos alubias pintas con chorizo y morcilla de arroz y de segundo pechuga a la pimienta y de postre sandia (también tenian mousse de yogurt con frutos rojos), café, te y chupitos 24 € los dos.

Judias pintas de vicio, ya no hay cerbeza de litro

Judias pintas de vicio, ya no hay cerveza de litro

Segundo plato del menú

Segundo plato del menú

A las 14:30 cargamos agua y salimos hacia Villel nos queda mucho camino y no tenemos más remedio que caminar a las peores horas de día y encima el primer trozo es subida y por una zona sin ninguna sombra, así al final de la subida encontramos una carrasca enorme el el marche de un campo, seguramente la usaba el campesino para descansar, y allí nos tumbamos un rato viendo al fondo Riodeva y las canteras que debe ser las que nutren de clientes a mediodía al bar.

Afueras de Riodeva y canteras

Afueras de Riodeva y canteras

Una vez alcanzamos el alto vamos bajando poco a poco hacia la vega de Villel por una zona con monte bajo y sabinas, llegamos a la vega de Villel que es impresionante de amplia y de larga nada menos que 7 kilómetros bordeandola por el lado derecho junto al rio por una senda que sube y baja para ir salvando los meandros, el camino se hace un poco interminable también porque va cayendo la tarde, yo ando un poco resentido de una caída que tuve el segundo día y tengo que reducir la marcha.

La Vega de Villel

La Vega de Villel

Al final llegamos a Villel a las 20:00 pillamos la farmacia abierta y preguntamos por si hay algún hostal, nos dicen que si que siguiendo la carretera que cruza el pueblo esta la Vieja Posada de Villel, cogemos una habitación doble 45 €, la habitación está muy bien tiene un saloncito, nos duchamos y hacemos la colada y también nos acercamos a la tienda a comprar algo más de comida y zumo y galletas para desayunar en la habitación.

Bajamos a cenar al bar del hostal, cenamos oreja frita, emperador con ensalada y una botella de vino blanco, 34 € los dos.

Hostal de Villel

Hostal de Villel

Villel es un pueblo con bastante vida no solo por su vaga, tiene también farmacia, varios bares, panadería, tienda, ambulatorio y hasta masajista. Desde Teruel hay dos autobuses diarios a Villel de la empresa Samar, es la línea Cuenca – Barcelona.

 

Mi compañero de camino Voro ajeno al desaliento escribía desde su móvil una reseña de la etapa de cada día en su muro de Facebook y me ha permitido reproducirla aquí:

Buenas noches, hoy sexta etapa del GR10, hemos llegado a Villel, ufff.
Ayer disfrutamos de un gran refugio para nosotros solos, al llegar comprobamos que todo estaba cerrado, pero un todo terreno, dos perros, las contraventanas abiertas y un cartel en la puerta anunciando ” vuelvo enseguida” con un teléfono, nos hacia pensar que nos beberíamos nuestra dosis de cerveza diaria, tras llamar al teléfono y buscar una buena ubicación para hablar, ya que perdía la conexión, comprobé que había una parte del refugio abierto, refugio libre, que disponía de pila, micro ondas y una sala con dos literas. Mas tarde pude hablar con los guardeses del refugio y nos aclararon que estaríamos solitos y nos quedamos sin cerveza, Paco y yo nos dimos buena cuenta de las viandas que nos quedaban y cenamos en el porche del refugio, puré de patatas con queso, fuet y el jamón que nos quedaba, terminando con un té…..lo disfrutamos, y prontito a la cama.
En la puerta del refugio libre hay un sensor de movimiento que activa un potente foco que ilumina la puerta el espacio donde están encerrados los perros. Las literas son sencillas, pero nos resultan cómodas y dormimos muy ricamente. Esta madrugada a eso de las 6,30 me levanté a hacer mis necesidades intentando no hacer ruido, y al salir del refugio el foco se enciende, los perros empiezan a ladrar y yo instintivamente levanto los brazos y me rindo, he tenido que separarme mucho para no ser iluminado.
La ruta de hoy ha sido una ruta de contrastes, frio a primera hora, calor abrasador después de comer. Empezamos la ruta encaminándonos hacia Camarena, pero con la intención de ir a Riodeva, el camino nos separa de la ruta de Camarena ascendiendo un collado que nos lleva a un valle del altiplano turolense, el monte de pinos aparece en las montañas hacia donde vamos, el camino se convierte en pista, carretera y sendero, pasamos por barrancos, lomas, terrenos cultivados y por perdidos, nos vamos acercando a Riodeva y entramos en un bosque pinos y rodeno. Llegamos a los amanaderos, es un paraje natural precioso, un barranco, con salidas de agua, cascadas, y el bosque va cambiando al acercarse al pueblo, los pinos dan paso a las sabinas y el rodeno a las calizas, pero las cascadas siguen hasta casi llegar a las huertas, que nos reciben con moras y uvillas de cepa de lindero.
Riodeva, perdió la tienda hace unas semanas, y el horno hace años, pero tiene bar con menú, y atienden muy bien, la clientela es un canto a la diversidad, desde labrador, jubilado, viuda, trabajadores de la mina, colgado, joven con aro en la nariz, etc.
Hemos comido bien y salimos hacia Villel a las 14,30. Y los contrastes nos llegan de golpe, entramos bajando por las huertas y salimos subiendo por el secano, las minas a cielo abierto quedan a nuestra izquierda, impresiona tanta destrucción, tras subir un cerro continuamos el camino hacia un páramo de bosque bajo y olor a tomillo, vamos descendiendo entre secano y sabinares, tropezamos con un ganado con pastor subsahariano, el camino se hace pesado, el calor aprieta, un despoblado aparece y el calor sigue, la tierra es roja, blanca, gris y el calor sigue. Paco tiene problemas con la cadera y tenemos que reducir la marcha, la tarde se echa encima y los últimos kms de la ruta se hacen interminables, pese a lo bonito del paisaje.
Llegamos a Villel con la noche y pillamos habitación de hostal, ducha, cena y Paco ya duerme.

Resumen 34 km, 620 m desnivel acumulado. Ha sido una etapa dura y bonita.

Lo de Paco es por la caída del otro día. Pero mañana estará bien.”

Track de la etapa:

Powered by Wikiloc
Categorías: GR10travesías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *