Martes 9 de octubre de 2018
34,3 km | 7:55 h mov. 10:27 h en total | 724 m subida | 1182 m bajada (IBP: 106)

Salimos de Torrelaguna a las 10 tras una salida en falso por un despiste mio con la bolsa del agua y la cantimplora, vamos camino de La Cabrera, comenzamos por pista entre campos hasta cruzar unas tuberías del canal de abastecimiento.

La iglesia de Torrelaguna en la plaza donde están los apartamentos

La iglesia de Torrelaguna en la plaza donde están los apartamentos

Las tuberias del canal de abastecimiento

Las tuberias del canal de abastecimiento

Pasamos las tuberias por arriba, por el balcón de una caseta de la instalación y continuamos subiendo hacia la instalación depuradora de la que salen las enormes tuberías, seguimos camino cruzando de nuevo otras tuberías ahora ya vamos teniendo más arbolado y seguimos por pista.

Caminamos acompañados por encinas

Caminamos acompañados por encinas

Cogemos al tramo de senda y de nuevo pista acercándonos hacia la Autovía A1 que cruzamos por un paso subterráneo, entramos en la zona de chalets de La Cabrera, para llegar a la Nacional 1 que cruza el pueblo, hacemos compra en un supermercado y nos tomamos un aperitivo a las afueras.

Al salir de La Cabrera ya vemos el principio de la sierra de la Pedriza

Al salir de La Cabrera ya vemos el principio de la sierra de la Pedriza

Seguimos camino hacia Miraflores de la Sierra subiendo por una pista asfaltada hasta el Convento de San Antonio en el que hay una fuente, hay horas de visita pero no nos cuadra.

Una esquina del Convento de San Antonio

Una esquina del Convento de San Antonio

Seguimos camino hacia Valdemanco por un bosque de robles, a la entrada de Valdemanco paramos en una fuente con mesas de granito a comer.

Llegando a Valdemanco

La fuente en donde comimos

La fuente en donde comimos

Seguimos camino se ha nublado y amenaza lluvia.

Camino a Bustarviejo

Camino a Bustarviejo

Paralelos a la sierra

Paralelos a la sierra

Cruzamos el pueblo que esta bastante empinado y salimos camino de Bustarviejo comienza a lloviznar como es poca cosa la dejamos caer y así llegamos a Bustarviejo a las 5:30 de la tarde, paramos en la plaza principal junto a la iglesia en unos bancos y aprovechamos para sacar los pies de las zapatillas y ponerles otra vez vaselina, llevamos buen tute hoy.

La torre de la iglesia de Bustarviejo

La torre de la iglesia de Bustarviejo

Continuamos camino hacia Miraflores subiendo de manera tendida hasta 1300 m y de hay bajar también de manera suave hasta sacarnos de la sierra.

Las caprichosas rocas de la sierra

Las caprichosas rocas de la sierra

Cuando subimos nos cubrió la niebla

Cuando subimos nos cubrió la niebla

El último tramo se hace largo y más aún cuando nos vemos la enorme área que ocupan los chalets y que el pueblo está muy arriba a pesar de que hemos bajado un montón, llegamos al centro del pueblo y ya es de noche.

Llegando a los chalets de Miraflores

Llegando a los chalets de Miraflores

No encontramos donde dormir, todos los hoteles están cerrados al parecer solo abren de jueves a domingo, al final encontramos un hotel abierto y allí vamos dormir nos va a costar 65€ con desayuno y cenar decidimos hacerlo allí mismo que tienen un menú de 15€.

Revuelto de setas y gambas

Revuelto de setas y gambas

El vino del menú, un descubrimiento

El vino del menú, un descubrimiento

Hotel Miraflores
Calle del Río, s/n, 28792 Miraflores de la Sierra, Madrid
918 449 090

Voro nos cuenta:

4 etapa, Sr. Machado sí hay que volver, se vuelve.
Ayer cenamos en Torrelaguna haciendo caso a la recomendación que nos dió Berta, la trabajadora de turismo que nos facilitó el hospedaje a un buen precio. Cenamos muy bien, he de confesar que la crónica de ayer la escribí con un posible alto grado de alcohol en sangre.
Torrelaguna es una población importante cuna del Cardenal Cisneros, con una plaza mayor grande que aparte de tener la iglesia de gran porte, tiene el ayuntamiento con pórtico típica de la zona y la oficina de turismo con los apartamentos donde dormimos.
Esta mañana el cielo estaba claro y sin nubes, desayunamos en un bar de la plaza y emprendimos marcha, dimos pronto con la salida del pueblo y tras caminar un kilómetro nos dimos cuenta que tendríamos que volver, Paco se había dejado el agua en la nevera (cantimplora y bolsa de mochila), mientras lo hacíamos resonaba en mi mente los versos del caminante no hay camino…en la parte de mirar atrás y no volver a pisar, Sr Machado usted no ha viajado con Paco. Recogimos el agua, tras una pequeña peripecia y una hora mas tarde volvimos a salir de Torrelaguna. El camino se hace polvoriento en su primera parte y al poco se cruza con dos grandes tuberías de agua que salen de una planta potabilizadora, me llama la atención el material de las mismas acero conformado remachado, deben tener muchos años. El camino transcurre tranquilo ascendiendo hacia la sierra, primero pasando por un bello y frondoso barranco, después por una ladera de monte ralo, entre almendros y vides abandonadas, el paisaje cambia y las montañas de la sierra dominan la vista, pasamos por dehesas donde las vallas de piedra nos marcan el camino, las carrascas crecen entre las rocas graníticas y el bosque se dulcifica dando lugar a ganaderías y robles al acercarnos a La Cabrera. Pueblo junto a la N 1, cruzamos su zona de chalets y su instituto y cerca del centro del pueblo, compramos para hacernos un aperitivo y para comer mas tarde. Después de comer el aperitivo a la salida del pueblo continuamos caminando hacia un monasterio que domina todo el valle, son franciscanos y no coincidimos con la hora de visita, el camino de robles que comienzan a pintarse de otoño se hace agradable y el sonido de nuestros pasos al caminar rozan la arena del camino y me agrada, el camino pasa por rocas que han sido partidas y las canteras están en cualquier lugar, a la entrada de Valmanco paramos en una zona recreativa cercana al cementerio a comer, las mesas son de piedra, el cielo se nubla rápidamente y después de la comida, continuamos marcha cruzando el pueblo. Un lugareño de avanzada edad que está a la puerta de una casa comiendo uvas de una parra, nos predice que nos mojaremos, y tras contestar con simpatía y reírnos la gracia apuramos el paso, la pendiente es alta unos metros a la salida del pueblo luego llanea y se hace mas tendida una fuente que sale de una balsa para incendios nos llama la atención y el pino rojo aparece en los bosques, comienza a chispear y apretamos el paso, la lluvia es tan suave que no nos ponemos nada para protegernos y seguimos así con una lluvia muy suave casi hasta la llegada a Bustarviejo, otro pueblo de sierra madrileño con todos los servicios rodeado de urbanizaciones de chalets, paramos junto a la iglesia del siglo XV, y restaurada hace poco, nos quitamos las botas y nos curamos las heridas de los pies, hemos hecho 20 km y ya se nota, tengo alguna herida por el roce entre dedos, una uña que caerá y a Paco le comienza a salir una ampolla, una vez repuestos y descansados emprendemos marcha hacia Miraflores de la Sierra, para ello ascenderemos a los 1300 metros, estamos a 1200, y descenderemos en unos 8 km mas a 1000 metros, la subida de un par de kilómetros no se hace muy pesada y el pino domina el paisaje, salimos un valle precioso y vivo, pinos, robles y encinas se reparten por altitud el paisaje, el camino baja suavemente hasta sacarnos de la sierra, se hace pesado en su último tramo, ya que el pueblo no aparece y cuando lo hace resulta ser un pueblo muy amplio con urbanizaciones cercanas y con muchos chalets. En la subida hacia el pueblo nos encontramos un par de señores que pasean a unos perros grandes de pelaje negro brillante, parecen osos pequeños, y les preguntamos por sitio para dormir, y para ir al centro del pueblo, nos hablan de seguir la calzada romana, y hacen broma con nosotros, pero se nota que hablan desde una superioridad innata, mamada desde la cuna. Uno de ellos el mas locuaz habla cerrando la boca hasta dejar una o pequeña dibujada en sus labios, y no abre mas la boca mientras habla, sí hago yo lo mismo pensaríais que estaba imitando a una persona muy “pija”, pues él no imitaba a nadie. En fin el pueblo está en cuesta y hemos accedido por la parte mas baja y mas cara, hay casas preciosas y un alojamiento rural al que ni osamos preguntar al ver la magnitud de sus lámparas de araña. Llegamos al centro del pueblo que parece un pueblo turístico costero fuera de temporada, transitamos por él pidiendo alojamiento como dos almas en pena, penando mochilas con mas de diez kilos, la noche ha caído y hemos hecho unos 30 km. Los hoteles no abren hasta el jueves y los que están abiertos están ocupados, el teléfono no soluciona nuestros problemas, hasta que nos recomiendan un hotel que podría estar abierto y lo está.
Mañana mas.
Es tradición que cada temporada escriba una crónica y se pierda.
Hoy la he tenido que volver a escribir.
Una buena ruta.

Powered by Wikiloc
Categorías: GR10travesías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *