Sábado 6 de octubre de 2018
25 km | 5:29 h mov. 8:40 h en total | 940 m subida | 877 m bajada (IBP: 75)

Comenzamos en la plaza de Carrascosa de Henares, la fuente de la plaza no funcionaba así que bajamos a la del abrevadero a cargar agua en el estupendo chorro que tiene. Comenzamos a caminar den dirección a Cogolludo también conocido como Palacio Ducal.

Comenzamos entre campos de cereal

Comenzamos entre campos de cereal

Comenzamos atravesando campos de cereal y algún bosque de Carrasca, el camino se hace algo monótono, todo el rato por pista y sin sombras, tardamos 2 horas en llegar a Cogolludo.

LLegamos a Cogolludo con el palacio ducal

LLegamos a Cogolludo con el palacio ducal

A la entrada del pueblo hay una fuente con un hilo de agua y una ermita con porche que vendría bien por si hay que guarecerse.

Fuente a la entrada de Cogolludo

Fuente a la entrada de Cogolludo

Llegamos a la plaza del pueblo una plaza aporticada tipo castellana con la fachada del palacio Ducal en un lado. Se trata de un pueblo muy turístico y aunque llegamos a mediodía decidimos darle un paseo y seguir camino hasta Arbancón en donde esta el bar El Refugio del Abuelo que nos habían recomendado.

Un lateral de la plaza mayor de Cogolludo con el portico

Un lateral de la plaza mayor de Cogolludo con el portico

La imponente fachada del palacio ducal

La imponente fachada del palacio ducal

Salimos por la parte alta de Cogolludo por la carretera CM-1001, en un lateral del pueblo esta el labadero con una fuente al lado, un buen sitio para guarecerse.

Lavadero y fuente en Cogolludo

Lavadero y fuente en Cogolludo

Al poco de salir del pueblo cogemos una pista que sale a la izquierda, justo en el desvío tenemos una fuente con mesas de piedra y al poco 2 fuentes más, nos llama la atención porque desde Carrascosa no habíamos visto ninguna fuente hasta la de la entrada de Cogolludo.

Fuente a la salida de Cogolludo

Fuente a la salida de Cogolludo

El camino discurre por una pista entre el rio y la carretera con más arbolado, entramos en Arbancón y vamos hacia el bar, que no nos defrauda nada, menú del día por 15€ 19€ con una cerveza primero y café, comemos de lujo, judiones (nos ponen una cazuela) y entrecot de ternera.

Restaurante el refugio del abuelo en Arbancón

Restaurante el refugio del abuelo en Arbancón

Cazuela de judiones

Cazuela de judiones

Entrecot del abuelo

Entrecot del abuelo

Salimos un poco fuera del pueblo y nos tumbamos a la sombra de unos chopos a reposar la comida y dormir una pequeña siesta.

Salimos de Arbancón subiendo hacia una zona que paso un incendio hace unos años, el bosque bajo ya ha a salido de nuevo pero aun quedan muchos restos carbonizados. Subimos por pista, pasamos junto a la ermita Salceda que tiene un porche pequeño pero cubierto.

El porche de la ermita

El porche de la ermita

La pista pasa por unos campos enormes de cereal

La pista pasa por unos campos enormes de cereal

Seguimos por pista ya con bosques de pinos a los lados, eso si con muchos mosquitos y tábanos pequeños, tenemos que parar para ponernos citronela a ver si nos dejan un poco en paz. El camino es todo en subida de manera tendida.

Porfin caminamos en tre árboles

Porfin caminamos en tre árboles

Terminamos bajando hacia Muriel por una pista muy empinada con el suelo lleno de piedra suelta.

La pista no descience se lanza ahacia Muriel

La pista no descience se lanza ahacia Muriel

Al final de la bajada un cervatillo que no se lo esperaba

Al final de la bajada un cervatillo que no se lo esperaba

Llegamos a la carretera de entrada a Muriel en el pueblo no hay ningún lugar donde dormir por lo que pernoctamos en un remanso del rio Sorbes que hay a la entrada, que le llaman la playa de Muriel, cenamos y dormimos, contentos de haber llegado a lo que nos proponíamos a pesar del viaje nocturno.

La playa de Muriel

La playa de Muriel

La playa esta justo debajo del puente de la carretera

La playa esta justo debajo del puente de la carretera

El refugio del Abuelo
​Calle Eloy Guijarro s/n
Arbancón 19237 Guadalajara
642 880 944

Voro de manera increíble saca tiempo para escribir su crónica y involucrar a los que nos siguen por su Facebook:

Primera etapa de la tercera temporada de “Andando hasta Lisboa” por el GR10.
Hay veces que tu cuerpo está mas para balneario que para echarte al monte, y eso es lo que pensaba hace 24 horas, pero andar engancha….
Hoy teníamos previsto andar desde Carrascosa de Henares hasta Muriel, 24 km, etapa suave, sin grandes desniveles, la dificultad se produce al haber salido esta madrugada a las 3 de Valencia, dormir poco o nada y tirar para adelante. Ahora estoy escribiendo esto en la tienda de campaña, cansado pero satisfecho.
Comenzamos a andar cerca de las 11 desde Carrascosa en dirección a Cogolludo, el camino transcurre junto a campos de cereal, ya segados y el sol avanza mas rápido que nosotros el calor nos acompaña, a la salida de Carrascosa una higuera nos ofrece higos y las moras del camino se dejan comer, tras dos horas de marcha entre bosque bajo de carrasca junto a campos de cereal llegamos a Cogolludo, población monumental con dos iglesias preciosas, bastantes fuentes y el Palacio Ducal…monumento del que los Cogolludos (o como se diga) se sienten muy orgullosos, su fachada de piedra almohadillada y su porte recio domina la plaza del ayuntamiento. Nosotros nos damos una vuelta por el pueblo y seguimos marcha es muy pronto para comer y nos quedan muchos kilómetros, Paco tiene una recomendación para ir a un mesón en Arbancón que está a una hora andando, así que seguimos ruta nos perdemos en la salida y tras dar unas vueltas de unos minutos encontramos el camino que transcurre por un valle entre el rio y la carretera, llegamos en 45 min. y encontramos el restaurante el “Refugio del abuelo” en la primera calle, estamos muy cansados llevamos 14 km y la espalda se niega a seguir, comemos un menú y algún extra que hace de una buena comida una comida superior y al acabar de comer nos hacemos una siesta de una hora bajo una chopera, Arbancón nos despide con música estridente de un grupo de jovenzuelos que no les importa compartir su dudoso gusto musical con el resto del universo, han sacado un altavoz de tres vías a la calle, frente a un parque en el que se han hecho unas brasas, nosotros seguimos camino, poco a poco nos alejamos del pueblo siguiendo una pendiente que sube suave y constante durante varios kilómetros andamos junto a bosques de enebro que se quemaron hace años y que verdea el bosque bajo, la pendiente nos hace visitar una ermita y una charca repleta de ranas, al fin llegamos a un bosque de pino resinero repleto de mosquitos y tábanos que nos reciben con alegría y con ganas de comer, estamos cansados pero estos insectos nos hacen avanzar mas rápido. El camino se encuentra en un claro del bosque de pino, como si hiciera la función de cortafuegos, a lo lejos descubrimos Muriel, solo queda bajar y nos encontramos ante una de las peores bajadas que conozco, una pendiente elevada sobre un camino de cascajo y canto rodado, es tan peligroso que bajamos con tanta atención que no nos pasa nada. El camino nos lleva a la carretera de entrada al pueblo, son las 19,30 hemos cubierto objetivo y estamos cansados, junto al pueblo hay un rio con una playa preciosa, así que paramos allí, nos bañamos, hacemos la colada y montamos la tienda…cenamooos…bostezamos…y a dormir…buenas noches, mañana mas..
Queremos llegar a Cebreros en esta temporada, y la verdad lo veo complicado…ahora me duele todo, y Paco ronca dulcemente a mi lado.

Powered by Wikiloc
Categorías: GR10travesías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *