No solo se ponen cada vez más trabas para la practica libre del senderismo, no digo ya acamparen el monte que está totalmente prohibido, se prefiere impedir el uso normal y responsable del monte antes de poner los medios para asegurar que ese uso es correcto, con una inversión razonable en el mantenimiento y vigilancia del monte se podría permitir el uso del mismo.

Un ejemplo más de esa desidia es el asfaltado de tramos del mayor sendero de gran recorrido de nuestro país, el GR10 a su paso por Castilla León, A petición del Ayuntamiento de Hoyos del Espino por su uso para acceder al pozo de las chorreras .

Enlace al documento publicado por Izquierda Unida de Castilla y León.

Podemos Castilla León se opone al asfaltado y pide su vuelta al estado original.

Es un ejemplo más de la supremacía del automóvil y la adecuación de su acceso a la mayor cantidad de lugares posible, lo que si va en detrimento de la calidad del medio ambiente y de la preservación del monte.

Categorías: GR10opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *